Abajo el golpe institucional!

Luchar contra los ataques de Temer, mas ninguna confianza en el PT y sus satélites!

1 de junio del 2016

En la madrugada del último día 12 de mayo, la presidente de Brasil, Dilma Rousseff, fue temporariamente alejada de la Presidencia y ahora será juzgada por el Senado bajo la tutela del Supremo Tribunal Federal, ya siendo casi cierta su condenación. El destino del país está siendo cada vez más conducido por los “ministros togados” del poder Judiciario, que reciben salarios exorbitantes y no dan cuentas a nadie, pues ni siquiera son electos por la población. Está muy claro que el acto conjunto de los Supremos Tribunales, de la Policía Federal y del Ministerio Público, han asumido aires cada vez más autoritarios. No podemos dejar que el golpe institucional se consolide a través de la reafirmación de los súper poderes del STF y companía!

El nuevo gobierno golpista de Michel Temer ya dejó claro a lo que vino: Hacer que los trabajadores paguen por la crisis capitalista. No es que Dilma y el PT ya no estuvieran haciéndolo. Luego del segundo turno ella dejó claro que gobernaría con el mismo programa neoliberal de Aécio Neves/PSDB, y no con las promesas que vendió durante la campaña. Por eso, nosotros los del Reagrupamiento Revolucionario somos contrarios a que las movilizaciones contra Temer se transformen en un llamado de “vuelve Dilma”. Mas por una serie de factores, el PT no estaba consiguiendo aplicar ataques en la escala y velocidad deseada por el gran capital. Ya Temer y sus aliados del PSDB y DEM están encaminando cortes enormes en los programas sociales, en la educación y en la salud, y pretenden privatizar absolutamente todo lo que pudieran, además de cobrar por el acceso al Sistema Único de Salud. Cabe recordar que Dilma, al proponer y después sancionar la Ley “Antiterrorismo” garantizó instrumentos legales para masacrar cualquier tentativa seria de resistencia. Ante ese escenario, es urgente organizar la lucha contra los ataques de Temer, pero sin ninguna confianza en el PT y sus satélites!

Precisamos de un frente unido de lucha contra los ataques!

A lo largo de los últimos meses, el PT hizo lo que pudo para evitar una verdadera movilización popular contra el impeachment y, obviamente, contra el “ajuste fiscal” de medidas anti-obreras de su propio gobierno. La CUT y la CTB (centrales sindicales dirigidas por fieles escuderos del gobierno Dilma) no organizaron ninguna huelga política de la clase trabajadora. El Frente Brasil Popular, compuesta por los partidarios del gobierno anterior, a pesar de haber organizado grandes actos, lo hizo de forma para no encaminar una lucha contra el duro “ajuste fiscal” de Dilma, restringiendo la a protestas con presentaciones de artistas, sin cualquier crítica a Dilma. Ya el Frente Pueblo Sin Miedo, dirigida por el MTST (Movimiento de los Trabajadores Sin Teto) e integrada por amplios sectores del PSOL (no sólo la “mayoritaria” Unidad Socialista, mas también corrientes como Insurgencia/Secretariado Unificado y LSR/CIT), a pesar de haber realizado algunos actos críticos al gobierno, rápidamente se redujo a un apéndice del Frente Brasil Popular, teniendo sus liderazgos dejando de lado las críticas al gobierno en los actos conjuntos que pasaron a componer. Algunas iniciativas progresistas surgieron, como el Frente de Izquierda Socialista (especialmente en Rio de Janeiro), mas ésta se ha restringido a encuentros entre corrientes de la izquierda, girando en torno a discusiones de programa y sin buscar organizar luchas. Lo que se hace necesario en el actual momento es un frente unido de luchas, capaz de unificar a los sectores de la clase trabajadora y de la juventud que ya se encuentran movilizados y expandirlo para otros sectores, a través de un calendario de movilizaciones nacionales en torno al eje Contra el gobierno Temer! En defensa de los empleos, salarios y derechos sociales!

Ninguna ilusión en salidas “democráticas” en los marcos del capitalismo!
Por un gobierno revolucionario de los trabajadores!

En éste momento crítico, no es admisible la ilusión en salidas burguesas que ciertos grupos de la izquierda han diseminado, como las propuestas de “elecciones generales” (PSTU, MES, LSR/CIT) o de “Asamblea Constituyente” (Izquierda Diario/Fracción Trotskista, Izquierda Marxista/CMI). Las elecciones son un juego de cartas marcadas, incapaces de encaminar mudanzas profundas que beneficien a la clase trabajadora. Una constituyente en los marcos del capitalismo tampoco sería capaz de mudanzas estructurales. La perspectiva de fondo que debe nortear la lucha contra los ataques de Temer es la de un gobierno revolucionario de los trabajadores, de forma de diferenciarse claramente de las movilizaciones reaccionarias “anticorrupción”, del proyecto utópico de conciliación de clases del PT de Lula y Dilma y de las ilusiones de que los grandes problemas del proletariado y de la juventud pobre pueden ser resueltos por el capitalismo.

Nosotros los del Reagrupamiento Revolucionario luchamos por la construcción de un partido revolucionario de los trabajadores, que se posiciona en la defensa de las siguientes reivindicaciones:

Ningún corte a más puestos de trabajo! Debemos exigir la disminución de las horas de trabajo sin disminución de salario, permitiendo la reintegración de despedidos y la contratación de los desempleados. Son los patrones que tanto lucraron en los últimos años que tienen que pagar por la crisis de su sistema.

Queremos también la abertura de los archivos de contabilidad de los grandes bancos y empresas para revelar la fortuna que los grandes capitalistas y banqueros continúan haciendo a costa del sudor de los trabajadores, en cuanto el costo de la crisis sólo es arrojado en nosotros.

Para frenar los efectos de la inflación creciente que sentimos en nuestras mesas, exigimos reajustes automáticos de los salarios de acuerdo con el aumento de los precios y también un salario-mínimo que atienda a las necesidades básicas de la familia trabajadora, hoy calculado en $ 3.725.

Contra el Proyecto de Ley de la tercerización/externalización! Que los trabajadores tercerizados sean todos integrados a las empresas para las cuales prestan servicios con plenos derechos e igualdad salarial. Para combatir el machismo y el racismo, queremos pagos iguales por salario igual.

Contra la contrarreforma de la Providencia Social, propuesta por Dilma para aumentar el tiempo de trabajo y reducir el valor de las jubilaciones!

Contra más subastas del petróleo y la deteriorización de Petrobras! Debemos exigir la nacionalización plena de la Petrobras y la expropiación, sin indemnización, de las compañas petrolíferas extranjeras, bajo el control de los trabajadores!

Abajo la ‘Ley antiterrorismo’, hecha para ser usada contra los movimientos sociales! Por la disolución de la policía militar y otras fuerzas policiales de represión a los movimientos de los trabajadores! Defender el derecho de manifestación, un derecho democrático cada vez más prohibido por los gobiernos. Exigimos la caída de todos los procesos contra los luchadores de las causas populares que combaten las injusticias del capitalismo.

Abajo la interferencia de la Bancada Evangélica del Congreso y de las Iglesias en los derechos de las mujeres. Legalización del aborto y garantía de procedimiento seguro y gratuito por el Sistema de salud público!

Abajo las arbitrariedades del Juez Sergio Moro y del Poder Judicial! Derecho de la población a que elija sus jueces y demás cargos públicos de responsabilidad! Basta de administración para la corrupta casta política: que todo parlamentario electo reciba apenas el salario medio de un trabajador!

Derecho a la tierra para quien en ella quiera vivir y trabajar! Expropiación de las tierras e inmuebles de los grandes especuladores capitalistas para beneficio de la población!

Os comentários estão desativados.