DEFENDER A LOS PALESTINOS! NINGUNA CONFIANZA EN HAMAS O FATAH!

Defender a los palestinos! Ninguna confianza en Hamas o Fatah!

Ataque israelí a Gaza

Agosto de 2014

En las últimas semanas, una serie de nuevos ataques por parte de Israel contra la Franja de Gaza ha llevado a la muerte, por los bombardeos e incluso por un asalto terrestre, de cerca de dos mil palestinos, en su mayoría civiles e incluyendo un gran número de niños. También se ha observado una brutal represión de las protestas de solidaridad que ha estado ocurriendo en Cisjordania. Obreros con conciencia de todo el mundo tienen el mayor interés en la reducción de esta manifestación de la barbarie capitalista. Con el respaldo de la administración de Obama y bajo los oídos sordos de las Naciones Unidas, el Estado asesino de Israel, encabezado por Benjamín Netanyahu, continúa realizando un cruel ataque contra una población indefensa. Las dos principales fuerzas políticas existentes en la actualidad entre los palestinos son los partidos Fatah y Hamas. A pesar de las diferencias históricas entre los métodos defendidos por ellos, ambos representan la misma clase social: la burguesía palestina. Esto significa que, además de no contar con una estrategia que responde a los intereses históricos de las masas palestinas (su emancipación del capitalismo y de todas las formas de opresión que engendra), estos partidos son todavía capaces de rifar la lucha por los derechos nacionales del pueblo palestino a cambio de sus intereses de clase.

Esto es claro cuando se analiza la historia de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). Fundada en 1964 abogando por una táctica de guerrillas como una forma de reanudar fronteras anteriores a 1948, ya en la década de 1970 bajo el liderazgo de Yasser Arafat y Fatah, se había retirado a su propósito original y aceptó la propuesta de crear un “mini Estado” que comprendía la Franja de Gaza y Cisjordania, con ello rodeado de zonas dominadas por Israel y totalmente a merced del proyecto sionista racista. Ya el Hamas, que actualmente está forzado a una posición más militante para desafiar la beligerancia israelí, también no defiende los intereses de las masas palestinas. No hay que olvidar su fundamentalismo islámico, que ha incluidos los ataques contra los derechos democráticos seculares de los palestinos, los ataques contra las mujeres y LGBT.

Además de que no son capaces de lanzar un llamado a los trabajadores judíos a que abandonen al sionismo y luchen en defensa de las masas palestinas, cuya fuerza combinada es capaz de poner fin a la masacre actual, ambos grupos apoyan el mantenimiento del capitalismo en cualquiera de los Estados que están por delante. Por lo tanto, no puede haber confianza en estos partidos como titulares de un proyecto de emancipación del pueblo palestino.

La liberación de Palestina debe producirse en torno a un programa anticapitalista, en oposición al fundamentalismo religioso y todas las formas de opresión. Sin embargo, cuando estos partidos resistan a los asaltos militares asesinos sionistas contra los palestinos, nosotros estamos a favor de su defensa militar contra Israel. Pero debe quedar claro que esto no implica ningún tipo de apoyo político para estos partidos – a diferencia de muchos grupos de izquierda que capitulan políticamente al Hamas o al nacionalismo árabe.

Más allá de las tareas inmediatas planteadas por los revolucionarios en la región palestina, también es esencial que en el resto del mundo se organicen grandes campañas de solidaridad internacionalista, basado en métodos históricos de lucha del proletariado. En una economía cada vez más globalizada, huelgas y acciones de masas de los trabajadores de otros países pueden ofrecer importantes golpes a la burguesía israelí y sus aliados imperialistas, reforzando de esta manera la resistencia palestina.

También es esencial movilizar al proletariado israelí!

Un error común de la izquierda, más allá de la capitulación a grupos como Hamas, es ignorar (o negar) la importancia de movilizar también al proletariado que habla hebreo en la lucha contra el proyecto sionista y de la revolución socialista en la región. La recurrente alegación de que toda la población judía de Israel es un “enclave militar imperialista” (o mismo que se trata de una “fuerza de ocupación”) ignora la compleja situación de la interpenetración de dos pueblos en el mismo territorio y el hecho de que Israel es una sociedad dividida en clases, cuyo estado no representa los intereses objetivos del proletariado hebreo.

La población israelí no puede ser considerada simplemente como colonos en este momento de la historia. De todo modo, se desarrolló en la región de una nacionalidad de lengua hebrea. Trabajadores judíos, de las cuales las masas palestinas, en última instancia, necesitan el apoyo para el triunfo, pueden ser convencidos de aliarse con sus hermanos y hermanas palestinos contra el Estado sionista tienen con estos intereses de clase comunes. Negar sus derechos nacionales sólo los arroja en manos de los sionistas.

En estas últimas semanas de masacre contra los palestinos, miles de jóvenes israelíes han protagonizado una valiente campaña para boicotear el servicio militar obligatorio, en un claro desafío a la política sionista de exterminio de los palestinos, mientras que los diferentes sectores de la población israelí, han salido a las calles de las principales ciudades, como Tel Aviv, en protestas masivas contra la limpieza étnica que está pasando en Gaza. Esto demuestra el potencial del proletariado judío para derrotar el proyecto sionista desde el interior de Israel, en la defensa de los derechos nacionales del pueblo palestino, especialmente si tiene por delante una vanguardia organizada en un partido revolucionario.

Por un partido revolucionario binacional que lucha por una Federación Socialista del Medio Oriente!

Muchos en la izquierda abogan por una “Palestina laica, democrática y soberana”, sin mencionar el carácter de clase, lo que significa la subordinación de la lucha de los trabajadores a la construcción de un estado burgués en el territorio. Por el contrario, desde una perspectiva clasista e internacionalista, declaramos que somos por la formación de un partido revolucionario binacional, compuesto de los trabajadores árabes palestinos y judíos israelíes (y otras minorías étnicas y religiosas oprimidas por los sionistas, como los drusos y etíopes), que expropie a la burguesía de la región, lo que hace posible una convivencia fraterna entre los dos pueblos en que nadie oprime a otro.

Esto partido revolucionario tendría la tarea fundamental de defender el pueblo palestino y combatir las ilusiones generadas por el nacionalismo árabe. Al mismo tiempo, debe librar una lucha desde el interior de Israel, uniendo a los trabajadores judíos y árabes contra el chovinismo racista del proyecto sionista, que niega sistemáticamente los derechos fundamentales de los palestinos. Para nosotros, estas luchas tienen su conclusión lógica y necesaria en la expropiación de la burguesía en la región, a través de la destrucción de Israel y de la derrota política de los proyectos nacionalistas árabes, y en la construcción de un Estado obrero.

Actualmente, de acuerdo con la resolución de conflictos a través de una revolución socialista nacional que no se coloca inmediatamente en la conciencia del proletariado en la región, y conforme los trabajadores palestinos, por sí solos, no son capaces de destruir el Estado de Israel, romper sus ilusiones en el nacionalismo burgués y ganar el apoyo de los trabajadores judíos a una perspectiva internacionalista no es una opción, sino una necesidad fundamental. Una medida fundamental para permitir esta unión, romper las sospechas y temores sistemáticamente inculcados en estos proletarios durante muchos años (con el fin de mantenerlos divididos) es el reconocimiento del derecho a la libre determinación de los dos, dentro de los límites democráticos redibujados, si así se desea. Al mismo tiempo que un partido revolucionario en la región defendería dicha acción, él debe reivindicar principalmente a la construcción de un único Estado obrero binacional, hitos en el que los dos pueblos puedan avanzar en la construcción de una sociedad socialista libre de desigualdades nacionales y de clase.

Os comentários estão desativados.